Cuenca del Río de la Plata

Catálogo:

Monoambiente

Un ambiente, dos habitantes, tres personajes. En un mismo y acotado espacio emerge la confusión y lo inesperado en un clima tan enrarecido como desopilante. El aparente equilibrio de una pareja tambalea con una visita que irrumpe con un secreto. En esas ínfimas dimensiones y en esa proximidad pareciera que nadie conoce bien a quien tiene a su lado, aquel que respira su mismo aire y pisa su misma baldosa.

Las palomas se mueren como todo el mundo

Tengo una paloma en el patio. La encontré herida, la estoy cuidando. Odio a las palomas. No sé para qué me hice la rescatista. Si la saco soy una porquería, si digo que la estoy cuidando con amor soy una hipócrita. Como buena paloma pelotuda que es, lo único que hace es cagar el patio y mirarme como si me reconociera. La perra está en un estado de excitación tan grande que no sé si quiere jugar, comérsela o desfigurarme a mí la cara a mordiscones. Después no querés que tome wisky nacional a las cinco de la tarde...

La guerra en la sangre

La guerra en la sangre indaga en la poética de la destrucción. Aborda la Primera Guerra Mundial a contrapelo, desde un punto de vista marginal, discrepante, cercano a los cuerpos y a los débiles, a la historia de los que no constituyeron relatos poderosos.

La lechera

Sabino y Nolasco, dos gauchos rudos en permanente disputa, en este caso por una vaca, están condenados a un ritual del que no pueden escapar, la construcción del mito machista que ambos sostienen. Pero entre las grietas de esa mascara monstruosa asoma también la fragilidad de sus existencias. La contracara es un pájaro, dueño de las alturas y de su destino, que ama y se sumerge en las dulces complejidades que cada amor le depara. ¿Y la vaca lechera? Protagonista ausente, ella ha elegido, y en su elección declara su esencia.

El desprecio

Janus, Verónika, Pedro, Vogler y Nora conforman un grupo de teatro que intenta sobrevivir a fines de los años 80. Para ello, montan un proyecto que propone a los médicos un entrenamiento respecto de cómo darle un diagnóstico terminal a un paciente. Sin embargo, el proyecto no llega a buen puerto: el ensayo de las escenas, a partir de las cuales el espectador va prefigurándose de qué va dicho entrenamiento, se ve interrumpido una y otra vez; atrevesado por la tensión emocional, siempre in crescendo, entre Pedro y Vogler.

La vida es sueño y circo

La famosa historia de Segismundo se ve trasladada a un circo. El circo es magia, irrealidad, fantasía, en definitiva, el circo es sueño. Como la vida, que es sueño y en nuestro caso circo también.

Última transmisión

El sótano de una casa abandonada. Una emisora de radioaficionado que aún funciona… y un superviviente que intenta desesperadamente contactar con alguien MIENTRAS hace de ese lugar su último refugio. ¿Quién es? ¿Por qué está ahí? Y lo más importante: ¿qué ha ocurrido en el exterior? ¿Qué le ha pasado al mundo? De entre la estática emerge la voz escurridiza de otra superviviente, pero… ¿por qué es incapaz de contactar con ella? ¿…O acaso está solo en su cabeza?